Acceso usuarios

Acceder al portal

Usuario (NIF) *
Contraseña *
Recordarme

La mitad de los presos trabajarán en los centros penitenciarios gallegos

La Dirección General de Instituciones Penitenciarias confía en que «en dos o tres años» la mitad de los presos de las cárceles gallegas participen en los talleres de trabajo que se ofrecen en los cinco centros que hay en la comunidad, en los que actualmente tan sólo el 20 por ciento de los internos trabajan, 849 de un total de 4.193, según los datos al cierre de 2005. Así lo avanzó la responsable de este organismo, Mercedes Gallizo, quien firmó un convenio en Santiago de Compostela con el presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), Antonio Fontenla, por el que se insta a las empresas a contratar estos servicios.

Fuente: abc.es

La Dirección General de Instituciones Penitenciarias confía en que «en dos o tres años» la mitad de los presos de las cárceles gallegas participen en los talleres de trabajo que se ofrecen en los cinco centros que hay en la comunidad, en los que actualmente tan sólo el 20 por ciento de los internos trabajan, 849 de un total de 4.193, según los datos al cierre de 2005. Así lo avanzó la responsable de este organismo, Mercedes Gallizo, quien firmó un convenio en Santiago de Compostela con el presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), Antonio Fontenla, por el que se insta a las empresas a contratar estos servicios.

Según explicó, el objetivo de estos talleres es lograr la «efectiva rehabilitación» de los presos mediante un «cambio en sus hábitos y una superación de estados carenciales de marginalidad y falta de formación». Al tiempo, recordó que esta posibilidad permitiría afrontar la deslocalización ofreciendo a las empresas «intereses sociales y con costes más ajustados, en vez de irse a producir al otro lado del mundo».

Gallizo valoró también cómo esta iniciativa garantiza formación y experiencia laboral a los internos y convierte a los centros penitenciarios en «instituciones capaces de generar formación y empleo». No obstante, admitió que las posibilidades actuales son limitadas y que es necesario el «compromiso de la sociedad y de las empresas para que entiendan que este trabajo es interesante y socialmente productivo».

Falta de información

Sin embargo, la responsable de Instituciones Penitenciarias admitió que existe el problema de la falta de información de las empresas a la hora de recurrir a esta posibilidad y, por ello, agradeció la disponibilidad de la patronal gallega para difundir estos programas y contribuir a consolidarlos. Así, explicó que aunque la dirección general mantiene relaciones con diversas compañías gallegas y españolas, el objetivo es «incrementar la presencia» de nuevas firmas que propicien más oportunidades de trabajo y que, en la medida en que «evalúen positivamente» el trabajo de un preso, pueda ser el «principio para que éste continúe su vida laboral en esa empresa» una vez que salga de prisión.

Esta iniciativa lleva en marcha desde hace tiempo, pero no fue hasta el año 2000 hasta que los trabajadores fueron dados de alta en la Seguridad Social y pasaron a tener las mismas prestaciones que cualquier trabajador. La regulación laboral se realiza con arreglo a la legislación vigente y el Salario Mínimo Interprofesional es la «referencia», de modo que cualquier oscilación al respecto, repercute en las retribuciones de los internos.

Valora este artículo
(0 votos)