Imprimir esta página

El preso de Murcia deja la huelga de hambre

El lorquino Miguel Melenchón, de 52 años, que cumple condena en el centro penitenciario de Alcolea, ha abandonado la huelga de hambre que había iniciado para forzar su traslado a la prisión de Sangonera en Murcia, con el objetivo de estar más cerca de su familia, según informa Efe.

Fuente: Diario de Córdoba

El lorquino Miguel Melenchón, de 52 años, que cumple condena en el centro penitenciario de Alcolea, ha abandonado la huelga de hambre que había iniciado para forzar su traslado a la prisión de Sangonera en Murcia, con el objetivo de estar más cerca de su familia, según informa Efe.

La directora de la prisión provincial de Córdoba, Elena Puerta, ha explicado que el interno "había actuado con sensatez" al entender que Instituciones Penitenciarias no iba a ceder ante esta medida de presión.

Josefa Mateo, esposa del recluso, comentó a este diario que su marido está en prisión porque le detuvieron con un kilo de droga y que lleva 13 años cumpliendo condena en centros como Murcia, Granada o Zaragoza, y que lo que pretendía con la huelga de hambre es estar más cerca de su casa.

Valora este artículo
(0 votos)