Acceso usuarios

Acceder al portal

Usuario (NIF) *
Contraseña *
Recordarme

Dos de los 110 internos con permiso navideño no han vuelto a La Moraleja

Los reclusos del centro penitenciario de Dueñas,de nacionalidad extranjera, han sido reclamados ya por el juzgado por quebrantamiento de condena.

Fuente: NorteCastilla.es

Al menos dos de los 110 internos de la prisión de La Moraleja que disfrutan de permiso para pasar las fiestas navideñas en familia no han regresado a la prisión de Dueñas, según confirmaron ayer fuentes penitenciarias. Se trata de dos reclusos de nacionalidad extranjera y contra ellos se ha dictado una orden de búsqueda y captura por quebrantamiento de condena.

«Algunas veces vuelven al día siguiente de cumplirse el plazo, pero otras veces no vienen, entra dentro de lo normal», apuntaban ayer esas fuentes, que en todo caso confirmaban que el índice de quebrantamiento de condena es muy bajo en La Moraleja.

Una de las condiciones que deben cumplir los reclusos para disfrutar de estos permisos es encontrarse en segundo grado -o régimen ordinario, en el que pueden acceder a permisos- o en tercer grado -o régimen abierto, en el que los internos tienen libres los fines de semana, van a dormir a la cárcel o salen a trabajar-. Una vez solicitado el permiso por el recluso, la junta de tratamiento del centro penitenciario da o no su visto bueno, trasladándose en caso afirmativo esa solicitud al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Burgos, que entendía de los expedientes palentinos hasta la entrada en funcionamiento el pasado día 30 del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria en la capital palentina.

Desde el día 20

En esta fiestas navideñas, un total de 110 reclusos de Dueñas disfrutan o han disfrutado de unos días junto a los suyos con motivo de la Navidad. Las salidas han empezado a producirse desde el 20 de diciembre y el regreso se prolonga como máximo una vez pasada la festividad de Reyes. La mayor parte de los internos que han flanqueado las verjas de la cárcel rumbo a su hogar son de origen extranjero, aunque en ocasiones tienen dificultades para obtener el permiso por falta de domicilio conocido o de documentación.

Aunque todavía no han vuelto todos, al menos dos internos han decidido arriesgarse y escapar de su internamiento, a pesar de que una vez detenidos -a veces hay dificultades, reconocen fuentes penitenciarias, porque, en el caso de los reclusos marroquíes, pasan a Francia o a su país- se enfrentan a una nueva causa penal por quebrantamiento de condena.

Valora este artículo
(0 votos)