Acceso usuarios

Acceder al portal

Usuario (NIF) *
Contraseña *
Recordarme

El Gobierno recurre al SES para completar la sanidad de los presos

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el consejero de Sanidad y Consumo, Guillermo Fernández Vara, han firmado un acuerdo para garantizar a las personas internas en las prisiones de Badajoz y Cáceres una asistencia sanitaria completa, y para ello se pondrá un punto de telemedicina en cada centro penitenciario.

Fuente: Terra

internos.jpgEstas instalaciones le costarán al Ministerio algo más de 50.000 euros pero con ello se garantiza una buena asistencia, con la participación de los especialistas del Servicio Extremeño de Salud (SES) y sin que los internos tengan que salir de su reclusión y trasladarse a los edificios de las consultas externas de los hospitales de la región.

La salud de las personas que ingresan en prisión es precaria en buena parte de los casos y presenta índices altos de infección por el virus del sida, hepatitis o tuberculosis, pero aparte de esas enfermedades infecciosas a los seis meses de su llegada 'están de sanos como cualquiera', explica Dámaso Villa, director general de Asistencia Sanitaria en el SES.

El pasado 27 de abril Vara y Rubalcaba firmaron en Madrid un acuerdo que viene a regularizar la ayuda que hasta ahora prestaba el Servicio de Salud a la Dirección General de Instituciones Penitenciarias en cuanto a la atención de especialistas para con los penados.

La Consejería de Sanidad y Consumo, por medio del SES, se compromete en este acuerdo a integrar al máximo la labor de sus sanitarios con la que vienen realizando los médicos y enfermeros del cuerpo de Prisiones, y a prestar todo el servicio de diagnóstico, laboratorio, quirúrgico, farmacéutico y de hospitalización del que disfrutan el resto de los extremeños.

La sanidad penitenciaria es una competencia del Gobierno a través del Ministerio del Interior y su Dirección General de Instituciones Penitenciarias, pero la Ley de Salud de Extremadura del 2001 también reconoce el derecho universal a la sanidad a todas las personas que vivan en la región independientemente de su situación 'legal o administrativa'.

El SES prestará atención a los 1.304 internos en los centros penitenciarios de Cáceres y Badajoz pero recibirá de Interior una contraprestación económica que para este año se ha fijado en 483.717,76 euros, una media de 336,44 euros por interno.

El acuerdo prevé que se fije un sistema de consultas en los centros penitenciarios con sus horarios correspondientes, a los que acudirán los especialistas del Servicio de Salud un cierto número de días al mes.

En la prisión de Badajoz las especialidades a prestar son psiquiatría, odontología, medicina interna, traumatología y radiología. En la de Cáceres los internos recibirán la visita de psiquiatras, odontólogos, traumatólogos y expertos en medicina interna.

La atención primaria que ya prestan los médicos y enfermeros de Instituciones Penitenciarias resuelve buena parte de los problemas según Dámaso Villa con lo cual la posterior demanda de especialistas está 'tamizada'.

Las competencias de atención son del Ministerio del Interior, pero la ley 2003 de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud prevé que este servicio sanitario sea transferido a las comunidades autónomas. Dámaso Villa, dirigente del SES, reconoce que este convenio regular de Rubalcaba y Vara, que es el primero de este tipo que se firma, 'es el primer paso' para esa transferencia.

'A medio plazo quedará transferido, otra cosa son las instalaciones penitenciarias en general'. De momento es 'muy razonable' en su opinión que la sanidad penitenciaria esté muy conectada con la general'.

Para Villa la mayor novedad del convenio es que contempla incorporar la telemedicina en ambas prisiones, mediante una inversión en aparatos que le costará al Gobierno central no menos de 25.000 euros en cada caso.

Con este sistema se implanta la consulta a distancia y los médicos de la plantilla de estos dos centros penitenciarios van a contactar con el especialista situado en los hospitales del SES para hacer conjuntamente el diagnóstico, ahorrando viajes al interno y al médico especialista, como ya se hace en 25 centros de salud distribuidos por la región.

Para ello el Servicio de Salud va a poner al frente de su departamento de medicina penitenciaria al responsable del desarrollo de la telemedicina pública en Extremadura. Una de las prestaciones específicas que el convenio contempla es la aplicación del calendario de vacunación infantil en las dos prisiones de la región.

Las mujeres que en el momento de empezar a cumplir pena estén embarazadas, o con niños pequeños a su cargo, tienen derecho a convivir con sus hijos dentro del centro. Ya el SES ofrecía un servicio de vacunación pero con el acuerdo se regulariza la inclusión de todos esos niños en el calendario regional de vacunación infantil, y su correspondiente cartilla. 'Ya no pasará', espera Dámaso Villa, 'que una mujer diga que se le ha olvidado'.

Valora este artículo
(0 votos)