Page 27 - Microsoft Word - Ordenanza de Presidios de 1807

Basic HTML Version

Página 27 de 47 
17º.‐
 En los dias de fiesta levantandose a la misma hora los Confinados se ocuparán en 
coser, y remendar su ropa y asearla hasta las nueve en el verano, y a las diez en el invierno. 
A estas horas oirán Misa, y enseguida el Capellán los exortará, instruirá, y hará que se 
ocupen en aprender, ó repasar la doctrina. A las doce comerán, y desde este rancho hasta 
pasar lista por la tarde podrán jugar a juegos inocentes, de despreciable, ó ningún interés, ú 
ocuparse en otras diversiones que no traigan perjuicios.  
18º.‐
 Todos los Domingos antes de Misa, se pasará a presencia de un Ayudante revista de 
ropa, y petates por los Capatazes, y se hará componer inmediatamente todo lo que lo 
exigiese : y en el útimo domingo de cada mes dispondrá el Comandante se reemplaze lo 
inútil.  
19º.‐
 Se advertirá á todo Presidiario que no deve conservar ningún dinero, tenga la 
procedencia que se quiera sin permiso del Comandante que solo accederá a que retengan 
hasta un Escudo: pero al mismo tiempo se les prevendrá que pueden depositarlo en el 
Ayudante habilitado que lo tendrá en seguro depósito anotado en un libro rubricado de 
Comandante para sus urgencias, y para que dispongan de él honestamente. El dinero que en 
las requisas, se encuentre á cualquiera sin permiso, ó excedente á el permitido, se invertirá 
enteramente en mejorar el rancho de su Brigada.  
20º.‐
 Los Presidiarios de primera clase no usarán de otro bestuario que el de el Presidio, y á 
los demás se les tolerará usen la ropa de su propiedad.  
21º.‐
 Nunca saldrán los Presidiarios del Quartel á ninguna Comision, ó trabajo, sin ir 
acompañados de un Capataz, ó Cabo de vara, y con competente escolta. Los soldados de 
esta llevarán sus fusiles con la vayoneta armada.  
22º.‐
 Las ocurrencias de alguna importancia que hubiese en el Presidio como deserción, 
heridas, pendencias, se noticiarán por el Capataz mayor al Comandante de la guardia para 
que por su conducto lleguen inmediatamente á noticia del Gefe Militar, a fin que pueda 
tomar las providencias oportunas.  
23º.‐
 Se nombrarán diariamente dos rancheros de cada Brigada, que estarán a las ordenes 
del Quartelero Mayor y de un Cabo de vara, que también se nombrará por escala : a cuyo 
cuidado estará hecha la compra por la mañana para preparar los dos ranchos de comida y 
cena, bajo la inspección del Quartelero mayor que será responsable que no se cercenen, que 
esten bien hechos, que haya el mayor aseo, y que se tenga economia en leña y aprestos.  
24º.‐
 La prudencia de los Gefes de un Presidio se manifestará en las muchas providencias 
que deven tomar, y vigilancia que han de tener, para que no haya el menor lucro en la 
subsistencia de los Confinados, como para que esta sea suficiente, limpia y sana. Si se 
proponen seguir absolutamente las practicas convenidas, y adoptadas para la Tropa,