Imprimir esta página

Vuelven a trasladar a Huelva al etarra que recababa datos de funcionarios

El abogado habitual de los miembros de la banda, Txema Matanzas, condenado en el macrojuicio contra el aparato político, internado en la prisión onubense. Trece etarras cumplen condena en el centro.

Fuente: huelvainformacion.es

El etarra que hizo saltar la alarma entre los funcionarios de prisiones hace cuatro años, José Carlos Apezteguía Jaca, vuelve a ser trasladado al centro penitenciario de Huelva, donde le fue encontrado , durante un registro en su celda, un listado con datos personales de una veintena de funcionarios. Después de una corta estancia en el penal del Puerto III, el que fue uno de los principales cobradores y miembros de la red de extorsión de la banda terrorista, regresa a la macrocárcel onubense, donde en estos momentos están internados otros doce miembros de ETA.

Uno de los últimos miembros en llegar a la prisión de Huelva es Txema Matanzas, el abogado habitual de los componentes de la organización terrorista, que fue condenado en el macrojuicio contra la banda por integración en ETA en grado de dirigente a un total de 14 años de cárcel.

En el último año, ha sido trasladado a Huelva uno de los pistoleros del 'comando Donosti' que fue desarticulado en marzo de 2007, Arkaitz Agote Cillero, en cuyo poder se encontró documentación sobre las negociaciones entre el Gobierno y ETA así como una manual sobre las fórmulas barajadas por los terroristas para que Batasuna pudiera presentarse a las elecciones del pasado año e información referente a 450 personas.

En este tiempo ha llegado también a la penitenciaría onubense Gorka Loran, condenado junto a otro miembro de la banda por la Audiencia Nacional a 2.775 años de prisión (condena que fue confirmada en 2006 por el Tribunal Supremo) por la colocación de una bomba compuesta por 28 kilos de dinamita Titadyne en el Intercity Irún-Madrid el día 24 de diciembre de 2003. En este caso, fue la primera vez que la Audiencia establecía una condena por homicidios en grado de tentativa, en lugar de estragos, por una bomba desactivada. En estos últimos meses, se ha producido además la llegada de otro miembro femenino de la banda, Ana Belén Egues Gurruchaga, miembro liberado de ETA y máxima responsable del comando Madrid entre 1999 y 2001, cuando fue detenida. Egues fue concejala del HB en el Ayuntamiento de Elduayen (Guipúzcoa) entre 1995 y 1999.

En el centro penitenciario de Huelva sólo hay otro miembro femenino de la banda, Lourdes Churruca, miembro del comando Vizcaya entre los años 1993 y 1994 y cuyas acciones terroristas se traducen en 70 años de internamiento.

Estos nombres se suman a los de Jesús María Zabarte Arregui, 'el carnicero de Mondragón, con una condena de 615 años a cuestas y al que se le imputan 20 atentados y 17 asesinatos, e Ignacio Bilbao Beaskoetxea, 'Iñaki de Lemona', es uno de los etarras encarcelados que enviaron una carta a la dirección de ETA (fechada en agosto de 2004) pidiendo el abandono de las armas. Tras la detención en marzo de 1992 en Bidart de 'Pakito', 'Txelis' y 'Fitipaldi', Bilbao fue el supuesto encargado de intentar reorganizar la dirección de ETA, pero fue detenido el 31 de mayo de 1992.

En Huelva, cumplen también condena Antonio Troitiño, responsable del atentado de Hipercor en Barcelona que se cobró la vida de 21 personas; el histórico Felipe San Epifanio, líder del comando Madrid, ex miembro de la Mesa Nacional de HB, que intervino al menos en cuatro atentados; Jorge García Sertucha, colaborador del comando Vizcaya, con una condena de 20 años de cárcel. Además, están Juan Ignacio Aldana, con una condena de 50 años de internamiento por su participación en diversos atentados y Asier Carrera.

Valora este artículo
(0 votos)