Page 40 - Microsoft Word - Real Decreto aplicacion del Codigo Penal 19

Basic HTML Version

Página 40 de 49 
        Para el licénciamiento de penados por indulto general se seguirá el mismo 
procedimiento establecido en el articulo anterior de liquidación de sus socorros de marcha, 
y cuando por el número de los que hayan de licenciarse no pueda el economato 
administrativo disponer de fondos en cuantía bastante al efecto, se solicitará 
telegráficamente de la Dirección general de Prisiones autorización para facilitar a los 
licenciados y justificar en cuenta las ropas absolutamente precisas, que impidan su salida del 
establecimiento con el uniforme reglamentario de penado, adoptando con urgencia las 
determinaciones conducentes a esa finalidad. 
CAPITULO VII
Régimen de comunicaciones y visitas
Artículo 118. ‐
 La comunicación oral con el público de los penados sólo podrá tener lugar 
en los días y horas que al efecto se hallen fijados por la Junta de disciplina de la prisión 
respectiva, utilizando el locutorio general y ante la presencia de un empleado del 
establecimiento que intervenga las conversaciones. El número de comunicaciones se limitará 
como corresponda a la pena que sufran y al período de cumplimiento en que se encuentren. 
        No se permitirá comunicar con los recluidos a ninguna persona libre que no haya sido 
autorizada para ello previamente por el Director o Jefe, quien podrá denegar la autorización 
si el solicitante no le mereciere garantías de buen proceder. 
        Cuando las personas del exterior que asistan a la comunicación promuevan escándalo o 
no se comporten con las debidas urbanidad y decencia, podrá el Director suspenderles la 
autorización para comunicar por tiempo prudencial y retirársela de modo definitivo, caso de 
reincidencia. 
Artículo 119. ‐
El Director o Jefe de cada prisión, exclusivamente, podrá conceder 
comunicaciones de carácter extraordinario, fuera de las horas señaladas para la ordinaria o 
en días distintos a los que ésta corresponda, atendiendo a las circunstancias que concurran 
en cada caso particular y con arreglo a su personal criterio; pero tales comunicaciones se 
celebrarán siempre por el locutorio general y con la intervención del empleado encargado 
del mismo. Estas concesiones quedarán anotadas por su fecha en el libro‐registro de 
órdenes del establecimiento. 
Artículo 120. ‐
Por excepción, en los casos que un recluido se halle gravemente enfermo, 
con verdadero peligro de su vida, a juicio del Médico, podrá autorizarse que comuniquen 
econ él, en la enfermería, sus padres, hijos, esposos o hermanos, adoptándose las 
precauciones de todo orden que aconsejen las circunstancias del momento.