Page 17 - Microsoft Word - Ordenanza de Presidios de 1807

Basic HTML Version

Página 17 de 47 
respecto a estos que deven tener la responsabilidad, se entiende indirectamente de los 
Ayudantes que han de vigilar sin intermision sobre el orden, régimen, disciplina, y legalidad 
en la administración de los Presidios.  
2º.‐
 Los Ayudantes no tendrán por razon de antigüedad o grado, derecho para tener 
encargo determinado, ni para alternar en los varios del Establecimiento : El Comandante los 
empleará según su aptitud, desempeño, y experiencia.  
3º.‐
 Uno de los Ayudantes deve exercer las funciones de habilitado, Cajero, y Guarda 
Almacen del Presidio : esto es, percivir caudales, distribuirlos, y llevar cuenta y razon de todo 
lo perteneciente al Establecimiento.  
4º.‐
 Este mismo Ayudante examinará prolixamente las distribuciones que le presente el 
Capataz mayor, como tambien las listas de los que componen las Brigadas, para segun ellas 
formar los ajustes mensuales arreglandose al Formulario numero 1º, los que presentará al 
Ministo de Real Hacienda que pase la revista, entregandole al mismo tiempo la relacion de 
alta y baja firmada por su Comandante.  
5º.‐
 El otro Ayudante será Secretario de la junta economica del Presidio, y ademas tendrá 
los encargos peculiares de reconocer los ranchos, asistir a ellos a las listas de la tarde, y las 
revistas semanales, visar las altas y bajas del Hospital, atender a este, y al aseo, y disciplina 
interior.  
6º.‐
A los Ayudantes estarán inmediatamente subordinados el Capataz mayor, y Capatazes, 
cuya conducta observarán muy de cerca, y no á horas y ocasiones determinadas, sino 
sobrecojiendolos.  
7º.‐
 Los Ayudantes serán los primeros á quienes se dirijan los Presidiarios en sus quejas, y 
pretensiones, y los oirán con afabilidad siempre que no sean maliciosas.  
8º.‐
 Las faltas y delitos de poca entidad los castigarán por sí los Ayudantes, y darán después 
noticia al Comandante.  
9º.‐
 Los Ayudantes son los únicos Oficiales que existen en el Presidio con el Comandante. La 
necesidad de que tengan aptitud para llegarlo a ser y otras circunstancias, exigen 
imperiosamente que no se den estas Comisiones a Oficiales yá cansados y menos a los que 
sobrecargados de familia carecen de medios para su decente subsistencia. En ningún modo 
es caridad poner a prueva la indigencia. Son pues preferibles jovenes expertos, aplicados, 
deseosos de distinguirse, y que puedan conseguirlo en unas comisiones semejantes.  
10º.‐
Bajo este aspecto de la comision de Ayudante de Presidio, y la inteligencia de que por 
lo comun los Subinspectores han de haber sido Comandantes, y estos Ayudantes, no