Page 18 - Microsoft Word - Ordenanza de Presidios de 1807

Basic HTML Version

Página 18 de 47 
dejarían de presentarse algunos oficiales del Ejercito y de Provinciales que quieran ensayarse 
en este servicio en que los admitirán desde luego los Comandantes en clase de 
Supernumerarios, y darán parte a los Subinspectores informandolos mensualmente de su 
aptitud, aplicación y desempeño.  
11º.‐
 Estos Ayudantes Supernumerarios tendrán obción por sus servicios á serlo en 
propiedad, y aun a las Comandancias, si se hallasen mas aptos para desempeñarlas que los 
Ayudantes propietarios.  
12º.‐
 Por la misma razon los Comandantes podrán dar todos los encargos que juzguen a 
propósito a los Supernumerarios, sin que los propietarios tengan derecho á quejarse.  
TITULO XI
DE LOS CAPELLANES DE LOS PRESIDIOS
1º.‐
 Siendo los Presidiarios por lo comun gentes viciadas corronipidas, y groseras; y como al 
mimo tiempo no tengan en sus destierros otros auxilios expirituales y ni aun morales por no 
asistir a las Yglesias, que los que les suministren los Capellanes, se hace preciso confiar estos 
encargos a Sacerdotes de ciencia, providad, celo y prudencia.  
2º.‐
 Además es necesario que los Capellanes tengan conocimiento del Mundo, de lo que el 
hombre perverso es capaz, de los disfrazes que toma, de la necesidad de una disciplina 
rígida, de que la infabilidad del castigo evita los crímenes, y de que una humanidad ó caridad 
mal entendida, vicia, y corrompe el mejor establecimiento. De aqui es que un Capellan 
docto, timorato, y muy celoso, puede con estas optimas calidades ser perjudicialísimo, si se 
deja arrastrar de un exceso de caridad, para procurar dejar impunes los crimenes, 
desvanecerlos, ó hacer ilusorias de penas.  
3º.‐
 Conviene asi mismo que los Capellanes se hagan cargo de que las devociones de los 
Presidiarios pueden abrir la puerta á hipocresías, y ser un refugio para huir del trabaio, y 
procurarse ociosidad. La resignación con su suerte, tomarla como justa expiación de sus 
delitos, corregir sus costumbres, trabajar con gusto para ganar su pan y temer a Dios, deven 
ser las devociones de los Confinados, y que además no atraherán desórdenes.  
4º.‐
 Por otra parte será muy perjudicial que los Capellanes movidos por cualquier fin que 
sea, se entrometan en el gobierno, y régimen de los Presidios, lo que atraheria chismes, 
enrredos, y disturbios muy agenos de su estado, que exige que por contrario sean los 
conciliadores de todas las diferencias.