Page 19 - Microsoft Word - Ordenanza de Presidios de 1807

Basic HTML Version

Página 19 de 47 
5º.‐
 Los Capellanes alternativamente, ó dividiendose entre sí los cargos, tendrán las 
obligaciones de administrar los Sacramentos a los Presidiarios y de enterrarlos, habilitados 
para uno y otro y declarados Parrocos por los respectivos Obispos territoriales.  
6º.‐
 Singularmente por la Quaresma en los dias de fiesta después de Misa, y por las noches 
les instruirán en la Doctrína, y los dispondrán al cumplimiento deYglesia.  
7º.‐
 En todo el año los dias de fiesta luego que oygan Misa, los Confinados, los exortarán, y 
predicarán no revistiendose de oradores, sino de preceptores consejeros, y maestros, 
deponiendo toda elocuencia y erudicción, que serían superiores a sus oyentes, y hablandoles 
en estilo y tono familiar con expresiones que les sean inteligibles, haciendoles ver, que no 
solo por principios de religión deven corregirse, resignarse, y desempeñar sus faenas sino 
que tambien deven y es este el unico medio de evitar penas, aflicciones y castigos y algun dia 
llegar a tener libertad y usar de ella honradamente; es decir que los Capellanes no deven 
solo mirarse como Ministros del Altar sino tambien como Maestros y Preceptores civiles de 
los Desterrados.  
8º.‐
 Quienes necesitan mas especialmente de la instrucción, y exortaciones de los 
Capellanes son los jovenes corrigendos; enderezar estas plantas viciadas, imponerlos en los 
deveres de la Religión, y de la Sociedad, estimularlos al trabajo, y á que se perfeccionen en 
los oficios, a que se les destine, presentarles con horror los vicios, y desórdenes de la 
vagancia, y las ventajas de ser unos artesanos honrados, y útiles, son todos ejercicios muy 
útiles de su Ministerio, y que no dejarán de producir fruto.  
9º.‐
 Cuidarán de que todas las mañanas los Desterrados rezen un Padre nuestro y Ave 
María, y digan el Bendito; y de que por la noche rezen con sus Capatazes el Rosario. Los 
Capatazes tendrán cuidado de dar parte de si algún Presidario se mofase, burlase de algún 
acto religioso, ó hiciese alguna acción, ó gesto de desprecio, para que sea castigado con 
cincuenta palos. En ninguna manera convendrá precisar a los Presidiarios á que cumplan con 
el precepto anual con los Capellanes: En el tiempo convidarán estos á ejercer su Ministerio á 
algunos Sacerdotes piadosos; y en caso que se excusen el Comandante pedirá este auxilio á 
los Obispos ó sus Vicarios.  
10º.‐
 Para que los desterrados se instruyan en la Doctrina Cristiana, los Comandantes darán 
cada año seis Catecismos por cada cien cofinados, que se distribuirán en los Cabos de vara, y 
estos se encargarán de leerlos, y hacerlos repetir una hora por la tarde cada dia de fiesta, y 
de preguntar por ellos. Los Presidiarios más rudos, ó menos aplicados tendrán dos horas de 
instrucción y los Capellanes vigilarán acerca de ella.  
11º.‐
 Donde mas particularmente tendrán los Capellanes ocasiones de mostrar su celo, y 
piedad, será en los Hospitales: en ellos ademas de la suma utilidad de controlar, llamar a