Acceso usuarios

Acceder al portal

Usuario (NIF) *
Contraseña *
Recordarme

Dos presos de A Lama agreden a dos funcionarios de la cárcel

El lunes, un recluso se enfrentó físicamente con una empleada.


Hace una semana otro interno golpeó y amenazó con un pincho a un trabajador del penal.

Fuente: Sin determinar

En los últimos días, el centro penitenciario de A Lama ha sido escenario de dos incidentes violentos que supuestamente se han saldado con agresiones de internos a funcionarios públicos. En ambos casos, los presos permanecen aislados del resto de la población reclusa a la espera de que la Dirección General de Instituciones Penitenciarias toma un decisión sobre la petición cursada desde el penal de que ambos reclusos sean catalogados como de primer grado o régimen cerrado, una medida que restringiría algunas de las libertades de las que gozaban hasta este momento.

El primero de los sucesos se produjo el pasado jueves y fue protagonizado por un preso del módulo 11 cuando, según trascendió, un funcionario pretendía hacerle un cacheo rutinario. El interno se negó, se revolvió supuestamente golpeando al empleado público y, al parecer, esgrimió una especie de pincho con el que amenazó al trabajador.

Otros funcionarios tuvieron que intervenir para reducir y desarmar al interno. La rápida reacción de estos últimos impidieron que el suceso se agravase.

Días después, concretamente este lunes, se produjo la segunda de las agresiones. En este caso el escenario no fue un módulo, sino todo ocurrió en el pabellón polideportivo del centro penitenciario pontevedrés de A Lama.

Todo parece indicar que una funcionaria observó como uno de los internos estaba consumiendo alguna sustancia estupefaciente, posiblemente un porro. A la vista de esta situación, la empleada del penal le pidió al recluso que le entregara la droga y éste se habría negado.

Según trascendió, la insistencia de la víctima, que le habría querido quitar los estupefacientes, tuvo como respuesta que el recluso reaccionara violentamente. Así, las fuentes consultadas aluden a que el preso le agarró del brazo por detrás y se lo retorció, así como le propinó un fuerte golpe.

De nuevo tuvieron que intervenir otros funcionarios para poner orden y aislar al recluso.

Los trabajadores tuvieron que ser atendidos en la propia enfermería del centro penitenciario pontevedrés, sobre todo en el caso del primero de los empleados agredidos. En cualquier caso, no tuvieron que solicitar la baja del servicio activo.

Los presuntos agresores son reclusos de origen gallego. Las fuentes consultadas no se explican la reacción del segundo de ellos, el que protagonizó el incidente del lunes, ya que disfrutaba de permisos de salida. «Ahora se va a ver muy perjudicado», precisaron.

Valora este artículo
(0 votos)